Contes per la meva mare: La boda de mi tío Perico

Recordant els contes que la meva mare m’explicava arribava a la meva memoria paraules lleugeres; “palo boda, agua, gallo”; que sonavan a la meva ment com si estiguessin encadenades per una rima repetitiva però que no aconsseguia unir donant lloc al títol del conte. Finalment, buscant i buscant a la xarxa vaig descobrir el Conte del gallo que quería ir a la boda de su tío Perico. Havia trobat la rima a les meves paraules!

Éste era un gallo que iba a la boda de su tío Perico. En el camino se encontró un moñigo y dijo:

-¿Picaré o no picaré? Si pico, me mancho el pico, y no puedo ir a la boda de mi tío Perico.

Como tenía mucha hambre, picó y se manchó el pico. Se en­contró a una malva y la dijo:

-Malva, límpiame el pico, para ir a la boda de mi tío Perico.

-¡No quiero! -le dijo la malva. Se encontró a una oveja y la dijo:

-Oveja, come a la malva, que la malva no ha querido limpiar­me el pico, para ir a la boda de mi tío Perico.

-¡No quiero!

Después se encontró a un lobo y le dijo:

-Lobo, come a la oveja, que la oveja no ha querido comer a la malva, que la malva no ha querido limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.

-¡No quiero!

Se encontró a un perro y le dijo:

-Perro, mata al lobo, que el lobo no ha querido comer a la oveja, que la oveja no ha querido comer a la malva, que la malva no ha querido limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.

-¡No quiero!

Se encontró a un palo y le dijo:

-Palo, pega al perro, que el perro no ha querido matar al lobo, que el lobo no ha querido comer a la oveja, que la oveja no ha querido comer a la malva, que la malva no ha querido limpiarme el pico, para ir a la boda de mi tío Perico.

-¡No quiero!

Se encontró a la lumbre y la dijo:

-Lumbre, quema el palo, que el palo no ha querido pegar al perro, que el perro no ha querido matar al lobo, que el lobo no ha querido comer a la oveja, que la oveja no ha querido comer a la malva, que la malva no ha querido limpiarme el pico, para ir a la boda de mi tío Perico.

-¡No quiero!

-¡No quiero!

Se encontró al agua y la dijo:

-Agua, apaga la lumbre, que la lumbre no ha querido quemar el palo, que el palo no ha querido pegar al perro, que el perro no ha querido matar al lobo, que el lobo no ha querido comer a la oveja, que la oveja no ha querido comer a la malva, que la malva no ha querido limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.

-¡No quiero!

-Burro, bebe al agua, que el agua no ha querido apagar la lumbre, que la lumbre no ha querido quemar el palo, que el palo no ha querido pegar al perro, que el perro no ha querido matar al lobo, que el lobo no ha querido comer a la oveja, que la oveja no ha querido comer a la malva, que la malva no ha querido lim­piarme el pico, para ir a la boda de mi tío Perico.

[Aquí se interrumpe la relación, como si el narrador hubiese olvidado lo que sigue, y si alguien pregunta:

-Y, ¿el burro?, el narrador contesta:

-Pues, álzale el rabo y bésale el culo.]

 

*Fuente: Aurelio M. Espinosa, hijo

“Una Fada, una maleta i ... pols de Fada! Si voleu contes, contacteu amb mi.

— La maleta de la Lili

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields