El camp de croquet de La Reina

Alicia observava com uns jardiners estaven  pintant unes roses blanques de color vermell una mica neguitossos, doncs, enlloc de posar un rosal vermell l’havien posat blanc, i si La Reina s’assebentés els hi tallaria el cap.

Una mica més tard arribava el seguici amb deu soldats, deu cortesans, deu infants, després els convidats i, entre ells estava el Conill Blanc, la Sota de Cors, i al final venien El Rey y La Reina de Cors. Al passar davant d’Alicia, La Reina li va preguntar com es deia i si savia jugar al croquet.

La Reina de Corazones

joc de croquet

Al principio, la gran dificultad que encontró Alicia fue manejar al flamenco. Consiguió sujetarle bastante bien el cuerpo bajo el brazo, con las patas colgando, pero, generalmente, cuando ya había logrado que estirarse el cuello, este se doblaba y la miraba a la cara, con una expresión tan confundida que Alicia no podía evitar la risa, y cuando por fin había logrado bajarle la cabeza e iba a empezar de nuevo, era muy molesto ver que el erizo se había desenrollado y se marchaba arrastrándose.

Cunado volvió donde estaba el Gato de Chesire, se sorprendió al ver una gran multitud a su alrededor: el verdugo, El Rey y La Reina estaban discutiendo, hablando todos a la vez, mientras los demás permanecían en silencio y parecían muy inquietos. En el momento en que Alicia apareció, los tres le pidieron que resolviese la cuestión y le repitieron sus respectivos argumentos, aunque, como todos hablaban la mismo tiempo, le resultó muy difícil averiguar exactamente lo que decían.

Frank Adams (1912)

Frank Adams (1912)

Jerrod Maruyama (2010)

Jerrod Maruyama (2010)

Anne Julie Aubry

Anne Julie Aubry

Mabel Lucie Attwell (1910)

Mabel Lucie Attwell (1910)

Millicent-Sowerby (1913)

Millicent-Sowerby (1913)

Júlia Sardà (2013)

Júlia Sardà (2013)

La Reina, trobava quasevol excusa per tallar caps, mentres ordenava a en Grifo que acompanyés l’Alicia amb la Falsa Tortuga, per que li expliqués la seva història.

Encara que l’Alicia, va pensar que aquella criatura era molt extranya no es va atrevir a desobeir les ordres de La Reina i va seguir a en Grifo.

Potser així, les coses tornarien a ocórrer de forma normal.

“Una Fada, una maleta i ... pols de Fada! Si voleu contes, contacteu amb mi.

— La maleta de la Lili

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields