L’atac de les cartes

El Conejo Blanco va descobrir que al paper hi havien uns versos escrits, els que el Rey els va descriure com la declaració més important.

Alicia, en canvi es preguntava com serien capaços els membres del jurat d’explicar aquells versos. I el Rey, va continuar xiuxejant els versos fins que es va adonar  que era un joc de paraules. Quan per vigessima vegada decideix que el jurat digui el seu veredicte, la Reina s’oposa reclamant  abans la sentència.

“¡Qué tonteria!”, dijo Alicia en voz alta. “¡A quién se le ocurre dictar sentencia primero!”

“¡Cierra la boca!”, dijo la reina, volviéndose roja.

“¡No lo haré!”, dijo Alicia

“¡Que le corten la cabeza!”, chilló la Reina tan fuerte como pudo. Nadie se movió.

“¿A quién le importáis?”, dijo Alicia ( en ese momento había recuperado su tamaño normal). “¡Sólo sois una baraja de cartas!”

Al decir esto, toda la baraja voló por el aire y cayó sobre Alicia; ella dio un gritito, mitad por miedo, mitad por el enfado, y trató de rechazarlas, de nuevo se encontró en la orilla del río con la cabeza apoyada ene l regazo de su hermana, quien amablemente le estaba quitando algunas hojas secas que le habían caído en la cara de los árboles.

“¡Alicia, cariño, despierta!”, dijo su hermana. “¡Cuánto tiempo has dormido!”

“¡Oh, he tenido un sueño tan curioso!”, dijo Alicia

Arthur Rakham (1907)

Arthur Rakham (1907)

Dominic Murphy

Dominic Murphy

maggie-taylor

maggie-taylor

Robert Sabuda

Robert Sabuda

Alicia, va contar a la seva germana tot el que va recordar, i ella donant-li un petó l’envia a pendre el té, doncs s’estava fent tard.

Alicia se’n va anar corrents, pensant en que el seu son havia estat meravellós.

“Una Fada, una maleta i ... pols de Fada! Si voleu contes, contacteu amb mi.

— La maleta de la Lili

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields