L’hora del te

Alicia va seguir les  indicacions que el Gat l’havia donat, i va haver de caminar molt per trobar la casa de la Liebre de Marzo. Era una casa tan gran, que va  menjar una mica del bolet que tenia a la seva mà, creixent dos peus d’alçada. Aleshores, es va apropar  timidament.

A una taula gran estaven plegats  La Liebre de Marzo, el Sombrerero i el Lirón que dormien profundament entre ells. Alicia, veient que hi havia lloc de sobra va seure a la taula depertant protestes entre ells, i quan van començar les endevinalles van saber que es dirvertirien.

La hora del té

La Liebre de Marzo cogió el reloj y lo miró apesadumbrada; luego lo metió en su taza de té y lo miró otra vez, pero no se le ocurrió nada mejor que de decir, así que repitió su primera observación: “Sabes que era la mejor mantequilla”.

Alicia había estado observando por encima de su hombro, con gran curiosidad. “¡Que reloj tan divertido!”, exclamo. “Dice el día del mes, pero no dice la hora”

“¿Por que tendría que ser así?”, murmuró el Sombrerero. “¿Es que tu reloj dice el año?”

“Desde luego que no”, replicó Alicia inmediatamente, “pero eso ocurre porque estamos en el mismo año durante mucho tiempo seguido.”

“Que es justo el caso del mío”, dijo el Sombrerero.

Alicia estaba terriblemente confundida. La observación que había hecho el  Sombrerero parecía no tener significado, pero sin duda estaba construida correctamente. “No lo entiendo muy bien”, añadió de la manera más educada que pudo.

Peter Newell (1901)

Peter Newell (1901)

Arthur Rackham (1907)

Arthur Rackham (1907)

Mabel Lucie Attwell (1910)

Mabel Lucie Attwell (1910)

Rene-Cloke (1943)

Rene-Cloke (1943)

G. W. Backhouse (1951)

G. W. Backhouse (1951)

Anthony Browne (1988)

Anthony Browne (1988)

Angel DOmingues (1996)

Angel DOmingues (1996)

Lisbeth-Zwerger (1999)

Lisbeth-Zwerger (1999)

Alison Jay (2006)

EeAlison Jay (2006)

S’inicien de nou els jocs de paraules acompanyats pel canvi de cadira continuament fins que indignada per un comentari del Sombrerero, l’Alicia s’allunya.

De nou, la sala amb  la taula de vidre i la clau daurada, l’Alicia fa una mossegada al bolet podent passar per un petit passadís i trobant per fi el preciós jardí.

Haurà arribat l’Alicia al su destí?

“Una Fada, una maleta i ... pols de Fada! Si voleu contes, contacteu amb mi.

— La maleta de la Lili

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields