Cuentos Infantiles en la Guerra

 

En la actualidad, los cuentos infantiles han adquirido un gran valor educativo, social y ludico. En muchas ciudades se celebran jornadas, seminarios, cursos y salones dedicados a los cuentos infantiles. Y, hay una gran variedad de propuestas familiares para disfrutar de los cuentos como talleres, cuentacuentos, exposiciones . . .

Pero, ¿Que pasó con la producción editorial infantil durante la Guerra Civil Española? ¿Qué cuentos fueron editados? y, ¿con que fin?. Todas estas preguntas tienen respuesta en la exposición que realiza la Biblioteca Marta Mata de Cornellà de Llobregat.

La exposición, que parte de la colección privada de Freixes-Garriga, nos muestra como los cuentos infantiles formaron parte de la propaganda del momento ya que se convirtieron en una arma singular para enseñar a los más pequeños el mundo de los “buenos” y de los “malos” que, en cierta manera se estaba enfrentando en el campo de batalla.

En ella encontraremos doce bandoleras tipo roll up en las que nos muestra las influencias rusas de 1917, la obra precursora de E. Serra Roure y de como hasta los cuentos clasicos de Grimm, Andersern o Perrault son adaptados por la Editorial Estrella a la realidad e ideologías del bando republicano.
El Comisariado de Propaganda es creado en 1936 por la Generalitat Republicana, y su acción llegó hasta los niños publicando en plena guerra una de las obras mas entrañables y conocidas de la literatura infantil: el cuento “El  més petit de tots”, con textos y dibujos de Lola Anglada.

De nuevo, al final de la exposición nos muestran los cuentos clásicos, utilizados con fines ideológicos. Y, nos encontramos. por ejemplo, “La caputxeta vermella” que se convirtió en “Caperucita encarnada”, que iba vestida de azul.

Ejemplo de adaptación de la Caperucita roja

Nou títol: Caperucita Encarnada. Mercedes Terrones (1939)
“Cuando el cazador rescata del vientre del lobo a la abuela y a la nieta, la abuela le da las gracias, pero el cazador las rechaza argumentando:

¡Gracias a Dios, señora Micaela! Todas las cosas buenas que nos ocurren a Él se las debemos y únicamente cuando no cumplimos con su ley nos suceden desgracias. Y, tras las gracias de Caperucita y su reflexión sobre el cambio de nombre que ahora tendrá que hacerse por su nueva vestimenta, el Hada le confirma:

¡Efectivamente. Te llamarán “Caperucita Azul”. Y no olvides que el azul significa obediencia, disciplina, sacrificio . . . amor en fin”



Una exposición que nos muestra parte de nuestra historia a través de los cuentos, y que todavía podréis disfrutar de ella hasta el 6 de Febrero.

E.Serra i Roure
Cuentos clásicos adaptados



“Un Hada, una maleta y ... ¡polvos de Hada! Si queréis cuentos, contactad conmigo.

— La maleta de la Lili

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields