La Caida

Como dice el refranero castellano ” la curiosidad mató al gato”, y eso fue lo que le pasó a nuestra protagonista cuando en aquel momento decide seguir al Conejo Blanco.

Ella nunca había visto a un conejo con un chaleco, ni reloj. Y, movida por su curiosidad cruzó el campo detrás de él, viendo como se metía por una gran madriguera.
Inmediatamente, Alicia saltó detrás de él, sin pararse a pensar ni por un instante cómo iba a salir de allí.

La madriguera era recta como un túnel, pero un tramo, entonces, de pronto, se hundió, tan de repente que Alicia no tuvo un momento para pensar antes de caer por un pozo muy profundo.

O el pozo era muy profundo, o ella caía muy despacio, porque mientras bajaba tuvo tiempo suficiente para echar una mirada a su alrededor y preguntarse qué iría a pasar después.

Anthony Browne (1988)

 
Del Rey
Alicia seguía cayendo “abajo, abajo, abajo”, preguntándose si ¿No dejaría nunca de caer?. Y, cuando parecía que había llegado al final de túnel, empezaba de nuevo a caer a través de la Tierra. ¿Os atrevéis a seguirla?

“Un Hada, una maleta y ... ¡polvos de Hada! Si queréis cuentos, contactad conmigo.

— La maleta de la Lili

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields