La declaración de Alicia

En el País de las Maravillas nada ocurre de forma normal, y de nuevo Alicia se vio inmersa en un juicio para intentar descubrir ¿Quien había robado las tartas?.

Por descontado que tanto El Rey como la Reina de Corazones estaban sentados en su trono rodeados por una gran multitud, y la Sota encadenada y custodiada por un soldado a cada lado.

El Conejo Blanco va llamando a los testigos: el Sombrerero, la cocinera de la Duquesa y . . . ¡ALICIA!

Con la emoción del momento había olvidado que otra vez, tenía un tamaño grande, y se levantó tan rápida que con el borde de la falda volcó el estrado del jurado. Con lo que el Rey, determinó que el juicio no podía seguir hasta que todos los miembros del jurado volvieran a estar en su sitio.

Declaración-Alicia

Tan pronto como los miembros del jurado se hubieron recuperado un poco de la caída y recobraron sus pizarras y pizarrines, se pusieron muy diligentes a escribir la historia del accidente, todos excepto la Lagartija, que parecía demasiado trastornada para hacer algo que no fuese sentarse con la boca abierta mirando el techo de la sala.

“¿Qué sabes sobre este asunto?, dijo el Rey a Alicia.

“Nada”, dijo Alicia.

“¿Nada en adsoluto?”, insistió el Rey.

“Nada en absoluto”, dijo Alicia.

“Esto es muy importante”, dijo el Rey volviéndose al jurado.

Estaban empezando a escribir esto en sus pizarras, cuando el Conejo Blanco les interrumpió: “No es importante, quiere decir su majestad, por supuesto”, dijo   con gran respecto, pero frunciéndole el ceño y haciéndole muecas mientras hablaba.

“Claro, no es importante, eso quería decir”, dijo apresuradamente el Rey, y para sí mismo continuó diciendo en vo baja: “Importante…, no importante… importante…”

Algunos miembros del jurado anotaron “importante” y otro ” no importante”. Como estaba bastante cerca de sus pizarras Alicia pudo ver esto: “Pero no tiene ninguna importancia”, pensó.

John Tenniel

John Tenniel

Margaret Tarrar (1930)

Margaret Tarrar (1930)

Mary Blair (1951)

Mary Blair (1951)

En el momento en que el Rey ordenaba al jurado dictar su veredicto, el Conejo Blanco, afirmó que aún quedaban mas declaraciones mostrando un papel que acababa de encontrar.

El juicio continuaba, y con él el camino de Alicia estaba a punto de finalizar.

“Un Hada, una maleta y ... ¡polvos de Hada! Si queréis cuentos, contactad conmigo.

— La maleta de la Lili

1 Comment Added

Join Discusion
  1. WONDERFUL Post.thanks for share..more wait .. …
    21 Noviembre, 2015 Responder

Leave a reply

Reset all fields