Las Leyendas de Sant Jordi (II)

san Jorge

Recogida por Joan Amades en el Costumari Català

San Jordi, caballero y mártir, es el héroe de una gran gesta caballeresca, que la popular universal sitúa en tierras alejadas y legendarias de la Capodòcia, pero que la tradición catalana cruz acontecida en los alrededores de la villa de Montblanc. Dicen que, asolaba los alrededores de Montblanc un monstruo feroz y terrible, que poseía las facultades de andar, volar y nadar, y tenía el aliento maloliente, hasta el punto que desde muy lejos con sus alentadas envenenaba el aire, y producía la muerte de todos quienes lo respiraban. Era el estrago de los rebaños y de las gentes y por toda la comarca reinaba el terror más profundo.

Las gentes pensaron darle cada día una persona que le serviría de presa, y así no haría estrago a torcido y derecho. Ensayaron el sistema y dio buen resultado; el caso difícil fue trovar quién se sintiera bastante aburrido para dejarse comer voluntariamente por el monstruo feroz, y todo el vecindario concluyó hacer cada día un sorteo de todos los vecinos de la villa y que aquel que destinara la suerte sería entregado a la fiera. Y así se hizo durante mucho tiempo, y la fiera se debía de sentir satisfecha, puesto que dejó de hacer estragos y maldades que había hecho antes.

Y he aquí que un día quiso la suerte que fuera la hija der rey la destinada a ser pan de los monstruo. La princesa era joven, gentil y gallarda como ningún otro y hacía mucho duele tenerla que dar a la fiera. Ciudadanos hubo que se ofrecieron a sustituirla, pero el rey fue severo e inexorable, y con el corazón lleno de dolor, dijo que tanto era su hija como la de cualquiera de sus súbditos y se avino que fuera sacrificada. La doncella salió de la ciudad y ella sola se encaminó hacia la madriguera de la fiera, mientras todo el vecindario, desconsolado, miraba desde la muralla como se iba al sacrificio. Pero fue el caso, que cuando va ser un chico más allá de la muralla, se le presenta un joven caballero, cabalgado en un caballo blanco, y con una armadura toda dorada y reluciente. La doncella, horrorizada, le dijo que huyera deprisa, por cuanto por allí rondaba una fiera que así que lo viera haría picadillo. El caballero le dijo que no temiera, que no le tenía que pasar nada, ni a él ni a ella, comoquiera que él había venido expresamente para combatir el monstru, para matarlo y liberar el sacrificio a la princesa, como también en la ciudad de Montblanc del azote que le representaba la vecindad de aquel monstruo.

Y entre estas, la fiera se presentó, con gran horror de la doncella y con gran gozo del caballero, que la acometió y de una lanzada la malhirió. El caballero, que era San Jordi, liga la bestia por el cuello y le mujer a la doncella porque ella misma la trajera a la ciudad, y el monstruo siguió todo manso. Todo el pueblo de Montblanc, que había presenciado la pelea desde la murallas, ya esperaba con los brazos abiertos la doncella y el caballero, y en medio de la plaza desbravó los suyo odio contra la fiera, de la cual pronto no restó pedazo.

El rey quería casar su hija con el caballero, pero San Jordi replicó que no la merecía; dijo que había tenido una revelación divina sobre la necesidad urgente de ir a combatir el dragón feroz y liberar la doncella, y con ella la ciudad de Montblanc, y así lo había hecho, con la protección divina y por mandamiento divino; por lo tanto, él no había hecho nada por él mismo y no merecía ningún premio. Recomendó al rey y a sus vasallos que fueran buenos cristianos y que honraran y veranasen Dios tal como merecía, y desapareció misteriosamente como había aparecido.

* Dossier Sant Jordi. Festes i tradiccions a l’escola: primavera, estiu. Barcelona: CEAC 1985

“Un Hada, una maleta y ... ¡polvos de Hada! Si queréis cuentos, contactad conmigo.

— La maleta de la Lili

2 Comments Added

Join Discusion
  1. Hola Lili: En ambas leyendas, la doncella lleva al dragón del cuello hasta la ciudad... podría ser un símbolo de la época. Besitos
    11 mayo, 2018 Responder
    • Jerby, no me había percatado de este detalle tan curioso. Es posible, cómo bien dices, que fuera un símbolo de la época. ¿Pero, su significado?..es material para investigar. Besos alados
      11 mayo, 2018 Responder

Leave a reply

Reset all fields