Marionetas a Lleida

El domingo fui a Lleida, a visitar la Fira de Teatre de Titelles, cuando de repente por la calle se escuchó el sonido de una flauta.

La gente miraba para ver que pasaba.

Un personaje de cuento había llegado de tierras lejanas llevando detrás un grupo de pequeños animales nada agradables.

Era el ¡Flautista de Hamelin!.  Pero, como era posible, que hubiera venido de tan lejos. Y, ¿por qué estaba en Lleida?

Se susurraba que venia a quedarse, otros comentaban que solo estaba de paso . . .E, incluso, las marionetas de los artesan@s miraban como si quisieran apuntarse a la fiesta.

Fuera como fuera, el Flautista hizo sonar su flauta y las ratas empezaron a bailar. Todas las personas aplaudían al compás hasta que el Flautista sacó las ratoneras. Entonces las ratas se pararon temiendo lo peor . . .

La música sonaba de nuevo y las ratas continuaron su camino. Y, algunas marionetas también quisieron viajar por tierras lejanas como el Patufet que viajaría hasta Nova York, Sant Jordi con su princesa y el dragón correspondiente que se habían apuntado para ir a Barcelona, y otras que no quisieron decir donde iban por si acaso.

Todas ellas, habían dejado su pasado, como marionetas de Bufallums

Nadie sabe donde han ido,estas ratas grandes y peludas,  así que si os las encontráis llamad al Flautista De Hamelin, que el os salvará.

 

 

 

 

“Un Hada, una maleta y ... ¡polvos de Hada! Si queréis cuentos, contactad conmigo.

— La maleta de la Lili

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields