Contes per la meva mare: La lechera

Recordo de petita que la meva mare de vegades quan sommiava amb idees fantasioses em deia: “tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”, cómo en el cuento de: La Lechera.

Había una vez una niña, hija única de unos granjeros que no podían ir siempre todos los días la mercado. Un día, su madre le dijo: “Hija lleva este cántaro de leche recién ordeñada para venderla”.

A la vez que sus pasos seguían su camino ella no dejaba de pensar en
todo lo que podría comprar con la venta de su leche:
_Compraré una cabra.
_¡No!. Compraré un potrillo, ¡no!, mejor un burro, o una mula.
_ ¡No!, mejor compraré una vaca y un ternero para que nos den más leche para vender en el mercado y compraré una granja mas grande!!

La lechera, emocionada por sus sueños de grandeza, empezó a caminar más deprisa para llegar cuanto antes al mercado, iba tan rápida que no vio una piedra en su camino. La pobre lechera tropezó con ella y el cántaro se cayo de sus manos rompiéndose.

¡Adiós granja nueva, adiós vaca y ternero, adiós cerdito, adiós pollitos y huevos!.

La muchacha preguntándose qué iba a hacer, cogió los restos del cántaro y volvió a su casa llorando para explicar lo que le había sucedido.

Su madre, que ya la estaba esperando, la recibió con una sonrisa y fuerte abrazo diciéndola: <<No te preocupes, mañana ya volveremos a ir al mercado a vender otro cántaro de leche>>

El text d’aquest conte està basat en una faula de Félix María de Samaniego

“Una Fada, una maleta i ... pols de Fada! Si voleu contes, contacteu amb mi.

— La maleta de la Lili

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields

%d bloggers like this: