Cuentos para mi madre: Cuentos de Nunca Acabar

Esta mañana al despertarme me he encontrado el Bosque Imaginado lleno de relojes que marcaban todos la misma hora. Este fenómeno en si resultaba curiosos, ya que en nuestro Bosque no tenemos relojes y las Hadas observamos el paso del tiempo por la naturaleza.

Parecía que el tiempo se había detenido en un espacio y en un momento concreto: ¡las seis de la tarde!.

Imagen de Emily_WillsPhotography

En aquel preciso momento viaje a mi infancia cuándo mi madre en la hora de la merienda, ¡las seis de la tarde! nos explicaba Cuentos de Nunca Acabar. Ella, de forma ingeniosa nos preguntaba «¿Queréis que os cuente el cuento del Rey?. ¡SIII!, respondíamos mi hermano y yo emocionados. Lo que no sabíamos era que si nuestra respuesta era tan un SI cómo un NO nuestra madre nos decía: «Que no he dicho ni que SI ni que NO, que sólo quiero saber si queréis que os cuente el cuento del ….

Cuento del rey
Una vez era un rey
que tenia tres hijas,
las metió en tres botijas
y las tapó con pez.
¿Quieres que te lo cuente otra vez?

Cuento del gato
Este era un gato
con las orejas de trapo,
y la barriga al revés.
¿Quieres que te lo cuente otra vez?

Iamgen de Peterkraayvanger

Bartolo
Bartolo tenía una flauta
con un agujero solo,
y su madre le decía:
toca la flauta Bartolo
tenía una flauta
con un agujero solo,
y su madre le decía:
toca la flauta Bartolo
tenía una flauta…

José se llamaba
José se llamaba el padre
Josefa la mujer
y al hijo que tuvieron le pusieron
José, se llamaba el padre
Josefa la mujer…

Imagen de darksouls1

La luna llena ilumina el Bosque imaginado anunciado la llegada de la noche, es hora de descansar soñando con los Cuentos de Nunca Acabar.¿Queréis que os los cuente otra vez?

Bibliografia: Cuento del gato
Colec. Ana Pelegrín.
Informante: Martina Martín (34 años), Béjar (Salamanca).
Recogido por Ana Pelegrín, Madrid, 1981.
Cuento del rey
Colec. Ana Pelegrín.
Informante: M.ª Dolores Fernández Fernández (32 años), Lugo.
Recogido por M.ª Dolores Fernández Fernández (1978).
Bartolo y José se llamaba en Cuentos de nunca acabar

“Un Hada, una maleta y ... ¡polvos de Hada! Si queréis cuentos, contactad conmigo.

— La maleta de la Lili

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields

A %d blogueros les gusta esto: